Proceso creativo

         Pensando en fumar.

                                Fumar para pensar. 

                                                    Fumando y pensando. 

                                                                             Pensar, después de fumar. 


Envueltos en una humareda mis pensamientos se hacen presentes. Salen de la oscura niebla que los oculta. Mi corazón se acelera al tiempo que ellos aparecen. Lentos. Confusos. !Vivos! Tan vivos que parecen reales y lo son: al menos para mi.
 

Pienso en lo causal y casual que han sido mi vida y mis sueños. ¿Qué seria de mi si los sueños se hicieran realidad? Si todas las causas en las que creo y por las que tanto peleo dejaran de existir. Pienso en la muerte. En el futuro. Pienso en los casi casi y los por poco. 

Doy otra inhalada o calada no sé como se llama a esa acción de meter humo a mi interior para que me eleve y luego salga por mi boca sin forma. A veces se me escapa por la nariz otras ni siquiera lo puedo llevar a mis pulmones para que  llegue a obtener su efecto psicoactivo y toso. (Esas veces en las que el humo patea y la tos me invade de golpe me río). 

Vuelvo a poner el vaporizador en mis labios y siento su tibieza. Me raspo la garganta en un esfuerzo por controlar las cosquillas de la tos. Miro mi reflejo en la computadora y levanto una ceja. A veces me siento bien "malota" mientras lo hago. Como si estuviera creando un secreto que jamás será contado. Si fuera a describir esa sensación seria algo ilegal.

Como si al hacerlo estuviera tentando al diablo. Diciéndole mira aquí estoy, también puedo ser como tu, Y a su vez hago que Dios se fije en mi y se de cuenta que me está perdiendo. Si, así  es como se siente; es estar con Dios y con el diablo. Nada mas humano que la dualidad. 

Inhalo y el aire caliente entra. Mis ojos lagrimean, esa última patada me saca las lágrimas. Pero me hace reír. Toso como perro pulgoso y entre lágrimas y risas busco agua. Vuelvo a fumar y el humo vuelve  a salir dando paso a las ideas.

Ya convertidas en pensamientos las ideas furtivas comienzan a formarse. Es tiempo. Cojo un paquete de papitas y camino hasta la sala. Mi laptop esta allí. Torpemente entro el password y espero. Están llegando. Siempre que las invoco aparecen. Todas las que me habitan se levantan ante el llamado verde. Disfrazadas en ideas Jane las trae... Cuando ella  me posee las libera. Aunque mezcladas con el humo que se escapa de mi boca se van. Las ideas y recuerdos son despertadas; puestas en libertad pero si no soy rápida y tenaz, vuelven a su lugar...

Y así  a veces escribo. Entre humo e ideas. Entre humo y verdad. Escribo dándole a las que me habitan la libertad de contar...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Preguntas que me hago cuando no puedo dormir

De Halago A Insulto

Del carajo, Fajas y Demonios Tropicales